José Danois
@jdanois
Reflexiones Espirituales y del Diario Vivir para Pensar.
41 posts

Vuelve al Primer Amor

"has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras;" Apocalipsis 2:3-5

Guarda tu corazón.

Vivimos en un mundo donde el énfasis en la apariencia es cada vez mayor. Muchas personas viven de la apariencia y de la imagen; y para muchos la imagen lo es todo.

Intimidades divinas

Vino luego esta palabra de Jehová a Samuel: Me pesa haber hecho rey a Saúl, porque se ha apartado de mí y no ha cumplido mis palabras. Se apesadumbró Samuel y clamó a Jehová toda aquella noche. 1 Samuel 15.10–11

Raíces de amargura

Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados. Hebreos 12.14–15 (LBLA)

No se turbe tu corazón

No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí. Juan 14:1-2

Debilidades con potencial

Y él me ha dicho: te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. 2 Corintios 12.9 (LBLA)

Examíname

Cuando tenemos una actitud abierta hacia Dios, dispuestos para dejar que el examine hasta el más mínimo rincón de nuestro ser, es seguro que él nos mostrará áreas en las que necesitamos cambios, áreas en las que necesitamos sanar, áreas en las que necesitamos perdonar, áreas donde hay falta de fe o dureza de corazón. Él nos mostrará los ídolos que escondemos en nuestro corazón. A veces se revelará la hipocresía o nuestras motivaciones incorrectas.

Paciencia que trabaja

Todos queremos soluciones rápidas a nuestros problemas y situaciones adversas. Lamentablemente no siempre ocurre así.

Cuando Dios dice: yo no los acompañaré.

El Señor le dijo a Moisés: «Váyanse, tú y el pueblo que sacaste de la tierra de Egipto. Suban a la tierra que juré dar a Abraham, Isaac y Jacob. A ellos les dije: “Daré esta tierra a sus descendientes”. Enviaré un ángel delante de ti para expulsar a los cananeos, los amorreos, los hititas, los ferezeos, los heveos y los jebuseos. Suban a la tierra donde fluyen la leche y la miel. Sin embargo, yo no los acompañaré, porque son un pueblo terco y rebelde. Si lo hiciera, seguramente los destruiría en el camino». (Éxodo 33:1-3).

Agradando a Dios en todo

Para que vivan de manera digna del Señor, agradándole en todo. Esto implica dar fruto en toda buena obra, crecer en el conocimiento de Dios y ser fortalecidos en todo sentido con su glorioso poder... (Colosenses 1:10-11)