Ban Spying on the Internet from Vivaldi Browser on Vimeo.

La mayoría de los usuarios de internet no están al tanto de la gran cantidad de datos que se recopila de ellos cuando están en línea. Las grandes compañías tecnológicas nos perfilan para sacar ganancias de nuestros datos. No pienses que estoy hablando de teorías de conspiración. Estoy hablando de una realidad que ocurre cada vez que navegamos por internet. Aunque no soy un obsesivo del tema, me parece importante que entendamos lo que sucede y que podemos hacer para proteger nuestra privacidad en línea.

Para los que no están al tanto de lo que es la vigilancia en el internet y como la privacidad de los usuarios no se respeta, Banspying es un buen lugar para que comenzar a orientarse. A la vez puedes tomar acción al respecto.

Aquí te comparto información importante de Banspying.

Lo primero que debe saber es que la información sobre usted, lo que compra, a dónde va e incluso dónde mira, alimenta la economía digital. Por un lado, los anuncios están dirigidos a nosotros y, por otro, la información sobre nosotros se recopila y se vende al mejor postor, que luego se puede utilizar para apuntar a anuncios más específicos e influir en nuestras elecciones y opiniones.

Este aparato de vigilancia conductual en línea convierte nuestras vidas en libros abiertos, con cada clic del mouse y deslizamiento de pantalla siendo rastreado y difundido en todo el vasto ecosistema de tecnología publicitaria.

¿Qué es una economía basada en la vigilancia?

Cuando hacemos busquedas en Google, estamos proporcionando información sobre nosotros mismos. Cuando usamos las redes sociales, a veces proporcionamos información íntima sobre nosotros. Las aplicaciones de redes sociales como Facebook siguen todos tus movimientos en Internet, incluso si la aplicación no está abierta, y la red social intenta presentar esto como un gran avance.

Con el tiempo, estos jugadores y otros han acumulado un tesoro de nuestros datos que, a su vez, les ha dado un poder increíble. Pueden explotar nuestras elecciones y nuestro comportamiento reuniendo una enorme cantidad de información sobre nosotros, con o sin nuestro consentimiento. Con información que incluye lo que nos gusta, lo que compramos, nuestra salud mental y física, orientación sexual, ubicación y puntos de vista políticos. Nuestros perfiles de comportamiento a menudo revelan más sobre nosotros de lo que nos conocemos a nosotros mismos.

Estos extensos perfiles de comportamiento se pueden usar para manipularnos, para influir en nuestras compras, elecciones y opiniones. Las empresas pueden usarlos para decidir a quién contratar u ofrecer un préstamo. Dichos perfiles están disponibles para que las empresas los compren y usen para cualquier propósito que deseen.

De esta manera, los datos personales que regalamos de forma gratuita se transforman en una mercancía preciosa.

Estas son algunas de las formas más comunes de monitorear y recopilar información sobre usted:

  • Páginas que visita y qué contenido ve en ellas.
  • El texto que escribe en la barra de direcciones.
  • Al analizar dónde se detiene en una página y durante cuánto tiempo, ver a qué partes de la página parece prestar atención.
  • Su viaje a través del dispositivo de ubicación GPS de su teléfono y las balizas Bluetooth.
  • Al “interceptar” las comunicaciones por correo electrónico y las consultas en los motores de búsqueda.
  • Listados de lo que compra con una tarjeta de crédito / débito, datos que algunos bancos venden a los anunciantes.
  • Dirección de Protocolo de Internet (IP).
  • Rastreando los movimientos de su cursor en su computadora y en qué hace clic.
  • Seguimiento cruzado del sitio web.
  • Aplicaciones en varios dispositivos, incluidos teléfonos y computadoras.
  • Ver quiénes son tus amigos en las redes sociales y cuáles son sus intereses.
  • Al ver en qué lugares ha sido etiquetado, en las imágenes de redes sociales de otra persona.

¿Cuán dañino es una economía basada en la vigilancia?

Se recopila información masiva sobre nosotros de todos los sectores. A medida que se compila esta información, se desarrolla una imagen compleja de nosotros que revela lo que hacemos en nuestra vida diaria, incluso en nuestros momentos sensibles. Ciertamente, este espionaje sistemático está en desacuerdo con nuestro derecho fundamental a la privacidad y puede usarse para discriminarnos y conducir a otros abusos.

Amnistía Internacional en un informe reciente señala que dicha economía es una amenaza grave para los derechos humanos fundamentales, como la libertad de expresión y la igualdad.

Un informe de la Asociación Noruega del Consumidor expone las consecuencias perjudiciales que la economía de vigilancia tiene para los individuos y la sociedad:

Manipulación

Las empresas con un conocimiento integral e íntimo sobre nosotros pueden dar forma a sus mensajes en un intento de comunicarse con nosotros cuando somos susceptibles, por ejemplo, de influir en las elecciones o de anunciar productos para bajar de peso, alimentos poco saludables o juegos de azar.

Discriminación

La opacidad y la automatización de los sistemas publicitarios basados en la vigilancia aumentan el riesgo de discriminación, por ejemplo, al excluir a los consumidores en función de los ingresos, el género, la raza, el origen étnico o la orientación sexual, la ubicación o al hacer que ciertos consumidores paguen más por productos o servicios.

Desinformación

La falta de control sobre dónde se muestran los anuncios puede promover y financiar contenido falso o malicioso. Esto también plantea desafíos importantes para los editores y anunciantes con respecto a los ingresos, el daño a la reputación y las cadenas de suministro opacas.

Socavar la competencia

El modelo de negocio de vigilancia favorece a las empresas que recopilan y procesan información en diferentes servicios y plataformas. Esto dificulta la competencia de los actores más pequeños e impacta negativamente a las empresas que respetan los derechos fundamentales de los consumidores.

Riesgos de seguridad

Cuando miles de empresas recopilan y procesan enormes cantidades de datos personales, aumenta el riesgo de robo de identidad, fraude y chantaje. La OTAN ha descrito esta recopilación de datos como un riesgo para la seguridad nacional.

Violaciones de privacidad

La recopilación y el uso de datos personales se realiza con poco o ningún control, tanto por parte de grandes empresas como por empresas que son desconocidas para la mayoría de los consumidores. Los consumidores no tienen forma de saber qué datos se recopilan, con quién se comparte la información y cómo se pueden usar.

¿Qué podemos hacer para protegernos?

El objetivo de la privacidad es proteger la libertad de las personas. Por lo tanto, al preocuparse por la privacidad de los datos no solo se preocupa por los datos en sí, sino también por la persona que representa estos datos.

Aquí hay varias formas de ayudar a evitar o limitar la información que se recopila sobre usted.

1 Arregle su configuración de privacidad.

En la mayoría de los navegadores, puede ajustar su configuración de privacidad. Use un navegador web orientado a la privacidad y habilite el bloqueo del rastreador si está disponible. Algunos pueden permitirle ver qué sitios web han estado tratando de rastrearlo. Evite usar navegadores que supervisen activamente lo que está haciendo y qué sitios web mira.

Con teléfonos y otros dispositivos móviles: apague los servicios de ubicación, Bluetooth (que se puede usar para rastrear dispositivos) y otra recopilación de información cuando sea innecesario y no esté en uso. Deshabilite el intercambio de información con el proveedor de teléfonos. Además, desactive todos los permisos no deseados para todas las aplicaciones.

Con dispositivos inteligentes como televisores, lavadoras, refrigeradores, etc. Disminuya las aplicaciones y servicios que no desea seguirle.

2 Desmarque las cookies cuando pueda.

Cuando navegue por un nuevo sitio web, simplemente haga clic en “no” cuando se le solicite que recopile cookies. Si bien esto puede inhibir alguna funcionalidad, vale la pena por su seguridad y su dispositivo. La mayoría de los navegadores también le permiten deshabilitar las cookies de terceros a nivel mundial, pero esto a veces puede causar problemas en los sitios web que las necesitan legítimamente.

3 Limite la información personal que comparte en las redes sociales.

No comparta demasiada información en las redes sociales, ya que el sitio web de las redes sociales, u otros servicios que lo usan, puede recopilar esa información. No participe en juegos de redes sociales que requieran acceso a información innecesaria sobre usted, como su lista de fotos y amigos. Solo acepte una solicitud de amistad en las redes sociales si realmente conoce a la persona y se ha asegurado de que la solicitud sea realmente de la persona que dice ser.

4 Revise su configuración de privacidad en las redes sociales.

Es posible que desee limitar quién puede ver sus publicaciones. ¿Es necesario mostrar dónde o cuándo nació? ¿El sitio web de redes sociales necesita saber esa información?

5 Tenga cuidado al navegar por la web.

Además de elegir un navegador que no recopile información sobre usted, considere navegar en modo privado (p. Ej., Incognito). Tenga en cuenta que, al usar un modo de incógnito, algunos navegadores y sitios web pueden seguirlo, en función de su dirección IP u otros sitios web que navegó durante esa sesión privada.

6 Use un motor de búsqueda orientado a la privacidad.

La mayoría de las personas usan el motor de búsqueda de Google. Pero algunos pueden no darse cuenta de que Google y otros motores de búsqueda similares recopilan y venden información sobre sus búsquedas y los sitios web que visita. Puede decir que cuando busca información usándolos, buscan información sobre usted.

Elija motores de búsqueda orientados a la privacidad, como DuckDuckGo, Starpage, Neeva, Ecosia y otros que no venden información sobre usted.

7 Piensa antes de hacer clic.

El phishing es una de las formas en que los piratas informáticos usan para obtener su información. Intentan engañarte para que proporciones información valiosa y personal. A menudo se hace con correos electrónicos extremadamente bien hechos que parecen ser de compañías de buena reputación, donde se le dice que haga clic en un enlace para confirmar algo o evitar algo más. Del mismo modo, estos atacantes envían mensajes en las redes sociales que parecen ser de un amigo que te dice algo realmente inteligente que solo necesitas hacer clic para ver.

Antes de hacer clic en enlaces sospechosos, desplace el cursor sobre el enlace para ver la URL que se muestra allí. Si no conoce la URL, no haga clic, pero comuníquese con el remitente y pregunte si esto es real o una estafa. Después de hacer clic en un enlace, consulte la dirección del sitio web que se abrió, para asegurarse de que la dirección del enlace no se cambiara cuando hizo clic.

¿Te parecio útil el tema? Dejanos saber.


Importante:

Si deseas unirte a la conversación, deja tus comentarios abajo. Quiero escuchar lo que tienes que decir.

Para no perderte ninguna de las publicaciones, suscríbete abajo. Cada vez que publiquemos recibirás un correo electrónico.

Recuerda que puedes contactarme por correo electrónico, twitter o telegram.